Reseña: Como dos extraños, Lisa Kleypas

17 julio 2018

Lisa Kleypas · 4º- Los Ravenel · R. Histórico · Vergara

Lisa Kleypas aparece de nuevo en mi estantería y ¡que no me falte nunca! Sabéis que es una autora que me encanta, se ganó mi devoción hace años y que en estos momento, viendo el estado en el que se encuentra el género, es siempre un placer sumergirse en sus letras.

Una mujer que desafía a su tiempo.
La doctora Garrett Gibson, la única médico de toda Inglaterra, es tan atrevida e independiente como cualquier hombre, así que ¿por qué no rendirse a los placeres como hacen ellos? Sin embargo, nunca se ha dejado tentar por aventura amorosa alguna, demasiado ocupada en sus estudios y en su profesión. Hasta ahora. Ethan Ramson, ex detective de Scotland Yard, es un hombre galante y reservado. De él se rumorean muchas cosas, pero nadie sabe a ciencia cierta qué hay de verdad en su historia. A lo largo de una sola noche, Garrett y Ethan dan rienda suelta a sus deseos. Pero a la mañana siguiente, siguen siendo dos extraños.
Un hombre que rompe todas las reglas.
Ethan, un Ravenel despreciado por su padre, tiene muy poco interés en la sociedad elegante londinense. Sin embargo, no puede evitar sentirse fascinado por la osada y bella Garrett. A pesar de que ambos han jurado no volverse a dejar llevar por la tentación después de una apasionada noche de amor, juntos se verán envueltos en una conspiración política que pondrá en juego sus vidas y los límites que se han marcado.
Porque puede que sea más fácil vencer a sus enemigos, que derruir el dique que pone freno a sus corazones.
Son muchos los elementos que hacen de Como dos extraños una estupenda lectura:
  • La trama es coherente, está bien desarrollada y se sostiene de principio a fin. Hay equilibrio entre romance e intriga y ambas tienen la capacidad de captar la atención del lector.
  • El romance tiene los ingredientes necesarios para despertar las emociones de quien lee. Hay una gran atracción entre los protagonistas, momentos de pasión, enfrentamientos, palabras dulces, química... Hay momentos en los que de verdad crees que no van a acabar juntos, que las diferencias y los obstáculos son insalvables y su historia no tendrá un final feliz, pero, ah... la magia; las cosas se arreglan y el cuento tiene ese final que a los amantes del género tanto nos gusta.
  • Los protagonistas, Garret y Ethan, brillan con luz propia. Lo habitual es encontrarse con personajes pertenecientes a la aristocracia, bien acomodados y con una vida sencilla. En este caso, Kleypas se desmarca del tópico unos regala unos protagonistas que no son diferentes solo en lo que a fachada se refiere, sino que, realmente, tienen personalidades, actitudes, formas de actuar... que les desmarcan del resto. Garret y Ethan son personajes muy bien construidos, con fuerza, coherentes y capaces de tocarte la fibra sensible.
  • El ritmo es ligero y el estilo cuidado, haciendo que la lectura resulte sencilla y ágil.
  • El reencuentro con viejos conocidos de la serie es breve pero dulce y para los nostálgicos como yo será un punto más  a favor de la lectura.

Como elemento negativo destacaría la perdida de ritmo que sufre la historia en sus últimos compases. He notado en los momentos finales menos intensidad y fuerza que en el resto de la novela, y aunque es algo que disminuye mi valoración de la novela, en absoluto desmerece el resultado final.

Como dos extraños es una novela muy completa, capaz de entusiasmar a los lectores románticos. Tiene a su favor unos protagonistas soberbios que huyen de ciertos tópicos, un romance que plantea un conflicto creíble y nos regala momentos preciosos, y una trama de intriga bien trabajada y atractiva. A todo ello debemos sumarle el talento de Kleypas como narradora, que no es poco. Sin duda, Como dos extraños merece la pena, lo mismo que el resto de novelas de la serie, ¡no las dejéis pasar!

Reseña: Tú y yo. Nivel: principiantes, S. J. Hooks

22 febrero 2018

S. J. Hooks · 1º Tú y yo · New Adult ·Suma de letras

A veces no es cuestión de expectativas y simplemente un libro no cumple con unos mínimos necesarios, como es el caso de Tú y yo. Nivel: principiantes. La novela de S. J. Hooks me ha parecido sencilla en exceso, plana en ciertas ocasiones, predecible desde el primer momento, sus protagonistas no me han aportado nada, son tópicos andantes y, además, el estilo narrativo es pobre. No, no ha sido cuestión de expectativas, creo que a esta novela le falta mucho trabajo; más bien parece un borrador que un trabajo terminado.
La vida del profesor Stephen Worthington está perfectamente planificada. Da sus clases martes y viernes, cena con sus padres los fines de semana y cada noche se va a dormir a una hora razonable. Solo.
Una única cosa perturba su perfecta existencia: Julia Wilde. Nunca ha tenido que tratar con una estudiante tan rebelde. Es provocadora e insolente, y se viste de manera totalmente inapropiada. Stephen solo quiere que finalice el curso para perderla de vista. Hasta el día en que por casualidad acaba en su casa y es él quien termina recibiendo una clase muy necesaria entre las sábanas.
Stephen pensaba que su vida iba perfectamente pero..., ¿y si fuera Julia lo que necesitaba para empezar a vivir de verdad?
El tópico de la relación prohibida entre un profesor y una alumna (siempre que estos sean mayores de edad y lo suficientemente maduros) no me disgusta. De hecho, una de mis series favoritas (La de Gabriel, que empieza con El infierno de Gabriel) empieza de esa manera. Es decir, que hasta cierto punto puede ser interesante ver cómo se desarrolla una relación de este tipo (los elementos prohibidos, la atracción animal, la pasión exacerbada...). Luego hay otras cosas que llaman la atención para bien como el cambio de roles de los protagonistas (en este caso es ella la experta en sexo y él el poco ducho en estos menesteres), pero la novela no funciona. Tiene un ritmo ágil, pero el estilo no aporta a nada a la historia, no se construye una historia interesante, sino que simplemente se explota de manera directa el tópico profesor-alumna y se adereza con escenas de sexo. Poco sabemos de los protagonistas más allá de lo superficial, no se aprecian química ni conexión entre ellos. Puede que Stephen tenga el rol sumiso en la relación, pero eso no quiere decir que se tenga que dejar llevar en todo ni que demuestre tan poco espíritu.

En resumen, no he disfrutado de la lectura, no me ha emocionado ni enganchado en ningún momento. Creo que el argumento tenía potencial, probablemente como comedia romántica hubiera funcionado mejor, pero no ha sido así.

Reseña: Solo una aventura, Simona Ahrnstedt

20 febrero 2018

Simona Ahrnstedt · 3º- Solo tú · R. Contemporáneo · Plaza & Janés
Voy a empezar esta reseña resaltando ideas clave para entender mi valoración de Solo una aventura. Cuando en 2016 Plaza & Janés publicó por primera vez una novela de Simona Ahrnstedt, Solo esta noche, me llevé una grata sorpresa y decidí seguirle la pista y leer todo lo que publicara en español. ¿Por qué? Por su magnifico estilo, por el cuidado, el mimo y el tiempo que se aprecia en sus historias, por apostar por su propia cultura en detrimento de las archiconocidas localizaciones americanas (sí, la cultura propia es un valor añadido para mí), por la coherencia en sus tramas, por gran trabajo con sus personajes (incluidos los secundarios), por el trato que se da a temas de gran calado social y por el respeto y el realismo con el que plantea las relaciones románticas. Todo esto lo encontramos en su nueva novela, Solo una aventura, y aunque no está a la altura de las anteriores publicaciones (Solo esta noche y Solo un secreto), me atrevo a recomendarosla porque, además de todo lo anterior, funciona y es entretenida. Desde luego, Simona Ahrnstedt es una autora que merece la pena leer, por lo que espero que siga siendo traducida en España porque es una de las mejores autoras que he descubierto en los últimos años.
Ambra Vinter, reportera para uno de los periódicos más importantes de Suecia, recibe el encargo de realizar un reportaje en Kiruna, la ciudad más septentrional del país, sumida en la oscuridad total en esa época del año. A Ambra la idea no le entusiasma porque el lugar despierta en ella recuerdos dolorosos del pasado.
Todo cambia cuando conoce a Tom Lexington, un exsoldado de élite que, tras haber sobrevivido a un cautiverio, se ha refugiado en los bosques helados de Kiruna. La elección de ese sitio tiene que ver con la mujer a la que ama y a la que quiere recuperar. Pero el destino tiene otros planes, y el Círculo Polar no tardará en convertirse en el escenario de una atracción tan inesperada como irresistible.
El argumento de la historia me resultó atractivo desde el primer momento: un hombre con el corazón roto, una periodista dura, un entorno gélido y desolador... Estas ideas me hicieron deducir que no iba a toparme con una historia sencilla, rápida y ligera, más bien todo lo contrario.  Simona Ahrnstedt nos regala una historia complicada y realista que despega con mucha calma, en la que se dedican muchas páginas a desnudar, y no literalmente, a los protagonistas, y a pintar un entorno tan mágico como glacial. El romance es una parte fundamental de la novela, pero se desarrolla de una manera pausada, se cuece a fuego lento, pasa por etapas de forma calmada. Tiene momentos picantes y excitantes, hay escenas emocionantes, pero, sobre todo, hay calma y realismo. La de Ambra y Tom no es una historia propia de un cuento de hadas, no vivirán en una eterna luna de miel, es más, alcanzar el equilibrio les llevará mucho, mucho tiempo. Por todo ello, Solo una aventura es para mí la historia de dos personas solitarias y demasiado golpeadas por la vida que deben curar sus heridas y que en el camino se tropiezan y, sin buscarlo, acaban encontrando en el otro un refugio.

En cierto momento de la novela, Tom compara a Ambra con un erizo y... ¡no podía estar más acertado! Ambra no es una protagonista habitual en el género, es dura y distante, o al menos es lo que proyectan sus primeras capas, pero cuando empezamos a escarbar un poco más, se aprecia en ella una sensibilidad dolorosa, un sentido de la justicia muy marcado y, sobre todo, una abrasadora soledad que el lector contempla con verdadera pena. Ambra está sola y en multitud de ocasiones somos conscientes de ello con una realidad descorazonadora (desde luego, a mí son las escenas que más me han conmovido). En Ambra he percibido verdad, lo mismo que en Tom. Los he sentido auténticos, humanamente imperfectos, creíbles.

Tom me ha parecido un personaje brillante, creíble desde la primera página y poco idealizado. Su carrera militar ha dejado en él una huella difícil de borrar: el sínndrome de estrés postraumático, que está muy bien trabajado, con un realismo crudo. Tom es un héroe que se aleja mucho de los típicos héroes americanos de novela romántica. Es valiente y se sabe desenvolver en situaciones de riego, pero es pragmático y no se presenta como un dios capaz de sortear cualquier obstáculo. Hay algo muy real en él y a pesar de sus errores, me ha encantado porque, para mí, son esos mismos errores que no me gustan los que le hacen más real.

Siguiendo con elementos que me han gustado, quiero destacar tres aspectos más. En primer lugar, la ausencia de relaciones y realidades idealizadas. Aquí hay personas reales, más o menos afortunadas, ricas o atractivas, pero que sufren y padecen golpes independientemente de lo afortunados y poderosos que sean. Por otro lado está la historia de amor entre secundarios, con menos brillo que en anteriores títulos, pero que me ha gustado y vuelve a demostrar que conmigo funciona eso de que  los polos opuestos se atraen (en este caso una cantante pop que debe estar siempre perfecta y que expone constantemente su vida a través de las redes sociales y un militar culto, cínico y atractivo). Y,  por último y como es habitual en sus novelas, Simona Ahrnstedt aborda temas interesantes como lo hecho en Irak por los militares, la situación actual de la prensa, (en la que lo importante son los titulares sensacionalistas que dan clics), la exposición de las redes sociales y cómo algunos cobardes las usan para atacar y dar rienda suelta a sus putrefactas ideas, y la igualdad entre hombres y mujeres.

Entonces, si hay tantas cosas positivas en esta novela, ¿por qué no me ha gustado tanto las anteriores? Creo que le falta garra en ciertos momentos, me hubiera gustado más intensidad en ciertas partes y que se hubieran condensado las primeras doscientas páginas sin perder todo el ambiente creado (lo que no sé si es posible). La historia no me ha emocionado tanto como esperaba, quizá precisamente porque conozco a la autora y sé lo que es capaz de crear. Con esto no quiero decir que no sea una lectura interesante y entretenida, lo es de principio a fin, solo que no he encontrado en ella la intensidad y la fuerza de las anteriores.

En cualquier caso, Simona Ahrnstedt es una autora que tenéis que leer sí o sí, sobre todo si tenemos en cuenta la clase de publicaciones románticas actuales. Solo una aventura es una historia seria, coherente, realista, bien tratada, con personajes muy bien construidos, con una ambientación interesante y rica y con un romance, aderezado con una trama periodística atractiva, que huye de las idealizaciones propias del género y nos ofrece un final feliz envuelto en circunstancias complicadas. Además, si os preocupa que sea el tercer libro de una serie, sabed que se puede leer de forma independiente sin problemas.

Reseña: Perfect, Alison G. Bailey

19 febrero 2018

Alison G. Bailey · New adult · Planeta

¿Me estoy haciendo mayor para esta clase de historias? ¿Soy yo o el problema está en la propia novela? Perfect no me ha gustado, no es una historia para mí, no he encontrado magia en ella, me ha aburrido, me ha cansado y estaba deseando terminarla.
«He estado insegura de muchas cosas en mi vida, excepto de una, y es que siempre lo he querido. Cada minuto de cada uno de los días que he estado en este mundo, mi corazón le ha pertenecido.»
Nacieron con un minuto de diferencia, y son inseparables desde niños. Amanda y Noah son almas gemelas, pero necesitarán tiempo y enfrentarse a un terrible golpe para darse cuenta de que lo que importa es el presente.
Perfect me atrajo desde el primer momento. Cada vez espacio más este tipo de lecturas que oscilan entre la novela juvenil y la new adult por cosas como las que os voy a comentar ahora, pero esta me apetecía mucho. Todo empieza bien, con dos protagonistas cuya relación se inicia en la cuna, con el paso del tiempo se construye entre ellos una fuerte amistad que llegado cierto momento se convierte en algo más, pero que no acaba de cuajar de la manera acertada. Este esquema suele funcionar en mí, siempre me atrae, pero en este caso no funciona. ¿Qué no me ha convencido?

  • Un exceso de drama, pero un drama artificial, creado por una protagonista que parece el perro del hortelano, ni come ni deja comer. Los problemas de Amanda los crea ella misma. Su cobardía, su indecisión y sus dudas generan un drama que no me ha llegado y me ha parecido de rápida y sencilla solución si ella hubiera actuadocon un mínimo de coherencia.
  • La historia se alarga en el tiempo de manera innecesaria y con ellos los malos entendidos, los errores y sí, el drama.
  • Amanda es insegura e inmadura de principio a fin. No entiendo su manera de actuar, lo infantil y egoísta que llega a ser y me saturaron sus continuas dudas y sus infantiles razonamientos. Me ha exasperado en demasiadas ocasiones, me ha aburrido y me ha agotado mentalmente.
  • No hay una evolución en los protagonistas, al menos no una creíble.
  • Percibo un exceso de posesividad por parte de ambos, Noah y Amanda, así como pensamientos y expresiones poco acertadas que transmiten ideas con las que no comulgo.
  • No me he creído el salto final que da su relación desde la amistad hacia el amor. No hay progresión, situaciones ni diálogos que te hagan creer que después de tantos tropiezos su relación romántica es posible y fiable.
Poco más puedo añadir; simplemente la historia no ha funcionado para mí. No es solo que no me la haya creído y que el romance me haya resultado poco creíble tras tanta vuelta, es que estaba deseando llegar a la última página y terminar con la historia. Sé que la novela ha tenido buena acogida en otros sectores, así que, como siempre, os animo a que os forméis vuestra propia opinión. Para gustos hay colores y la lectura es algo muy subjetivo.

Reseña: No eres mi tipo, Chloe Santana

18 febrero 2018

Chloe Santana · R. Contemporáneo · Suma de letras

La de Chloe Santana es una comedia romántica sencilla y entretenida, apoyada en varios tópicos y centrada en la idea de que los polos opuestos se atraen. Cumple con su cometido, que es entretener, pero está lejos de brillar y a mí no me ha dejado huella.

¿Y si te dijeran que el hombre perfecto es alguien a quien no soportas?
Querido diario:
Esta soy yo. Torpe, bocazas y experta en meterme en líos. Mi psicóloga dice que hay que tomarse la vida con humor, pero sinceramente no le veo la gracia a que mi novio de toda la vida me haya dejado por otra. O a que mis padres vayan a divorciarse después de treinta años juntos. ¿El mundo se ha vuelto loco? ¿Es que ya nadie cree en el amor?
Pero, hey, no pienses que mi vida es tan mala. Tengo un gato llamado Apolo, escribo en mis ratos libres y acabo de encontrar un empleo como secretaria del señor míster Simpatía. Lo de míster Simpatía es ironía, por supuesto, porque mi jefe es un tipo serio, frío y me da a mí que un poco amargado. ¡Y está como un queso! Cada vez que no repara en mi existencia -la mayor parte del tiempo-, me quedo observándolo con cara de placer. ¿El único problema? Además de tener novia, me mira como si yo fuese el bicho más raro del planeta.
¡Qué se le va a hacer! De ilusión también se vive...
Me llamo Ana, tengo veinticinco años y soy una pringada. Esta es mi historia.
Ana está en lo que podríamos considerar una crisis existencial. Un tanto perdida tras una relación amorosa fallida, comienza a visitar a una psicóloga que le recomienda, entre otras cosas, escribir un diario en el que plasmar todo lo que siente. Pero Ana no solo hará esto, también dejará su trabajo como cajera de supermercado y, por casualidad, comenzará a trabajar como secretaria del señor Ferrer, un tipo que cambia de secretaria más que de corbata debido a su mal humor. Pero, como os decía antes, los polos opuestos se atraen y entre jefe y empleada comenzará a desarrollarse una relación plagada de discusiones, intercambios chispeantes, situaciones divertidas, que les llevará a convertirse en algo más.

Ana es una mujer alocada, con una apabullante necesita de un filtro mental, impulsiva, fresca, a ratos inmadura, descarada, espontánea, divertida y dramática. Su juventud se percibe en su forma de actuar y de pensar, que provoca a situaciones divertidas y, en general, da juego en la historia. En cuanto al señor Ferrer, el personaje se ha quedado un tanto desdibujado para mi gusto. Le conocemos desde la perspectiva de Ana, sabemos cómo actúa, pero comprender lo que le mueve, lo que siente... es más complicado y no queda demasiado claro solo con las impresiones de Ana. Creo que la autora se ha centrado mucho en el personaje femenino y poco en el de Ángel y para mí esta descompensación no ha resultado acertada.

La narración está hecha en primera persona, y emula las entradas del diario de la protagonista, hecho permite al lector conocer a la perfección a la protagonista, incluidas sus idas de olla, sus dramas familiares y dificultades de convivencia.

Para mí No eres mi tipo es una de esas historias totalmente cinematográficas, una de esas comedias románticas que todos conocemos, que están plagadas de situaciones tópicas y acaba con ese final feliz que siempre convence. Os recomiendo acercaros a ella con las expectativas justas, sabiendo que os vais a topar con una historia sencilla, entretenida y previsible repleta de tópicos.