Reseña: El vuelo de Lena, Sara Ballarín

18 julio 2018

Sara Ballarín · Narrativa · Suma de Letras
Sara Ballarín no era una autora desconocida para mí, es más, la asociaba con un estilo desenfadado y tramas un tanto ligeras, pero me he equivocado. Puede que en El cuaderno de Paula hiciera gala de un simpático sentido del humor y que nos ofreciese una novela fresca y ligera, pero en El vuelo de Lena nos encontramos con una novela y un tono muy diferentes.
Lena tiene veintiséis años y vive junto a su padre, un afamado novelista que pasa la mayor parte del tiempo fuera, y su abuela en una lujosa casa de Madrid. Su vida vacía y gris se divide entre el trabajo en una tienda de discos, salir con sus amigos y acostarse de manera intermitente con Daniel. Pero todo cambia el día en que su padre le hace un regalo que pondrá del revés todo su mundo y que le dará unas alas que nunca se atrevió a tener: un libro con las memorias de su abuela, que esta grabó en los que fueron, sin saberlo, los últimos días de su vida.

Hay cosas que me han gustado mucho de esta novela, que personalmente me ha convencido más en el fondo que en la forma. Destaco por encima de todo la importancia que la autora da a la familia y ese retrato tan realista de lo que puede ser la vida para cualquiera de nosotros (alejado de esa magia que normalmente rodea las novelas románticas). La vida te da muchos golpes, te pone la zancadilla, hace trampas... y tú tienes que lidiar con ello. Y esto es lo que hace Lena, que en medio de los dramas y la nada aprende a conocerse a sí misma, a luchar por lo que quiere, a levantarse y seguir hacia delante sin olvidar de donde viene. Y de la mano viene un retrato del dolor personal y libre. Lena lidia con sus penurias como puede, encerrándose en sí misma, y su padre lo hace también así, dejando fuera a su hija y cometiendo en el proceso errores insalvables.

Me ha gustado ese retrato tan sencillo y falto de artificios de la realidad, lo mismo que el halo de esperanza que transmite. Lo que no me ha acabado de convencer es la excesiva repetición de algunas ideas que parecía sumergir  a la protagonista en un pozo en el que con cada lamento y mal pensamiento se iba hundiendo más. Esto ha restado ritmo y agilidad a la trama, haciendo que la lectura perdiera chispa.

Otro de los grandes aciertos de la novela es su estructura, que alterna la historia de abuela y nieta. La historia de Lena me ha gustado, pero la de su abuela, narrada a través de unas memorias que, en un inmenso acto de generosidad y sabiduría, le regala a su nieta me ha encantado y me ha descubierto a un personaje fuerte y carismático.

El vuelo de Lena no es una novela con la que reír a carcajadas, sino una en la que esbozar pequeñas sonrisas ante las victorias de su protagonista, Lena, a quien la vida no se lo ha puesto fácil, teniendo que lidiar desde joven con la pérdida, el dolor y la soledad. El drama es un componente importante de la trama, siendo la parte romántica un complemento al complejo universo de Lena, quien madura de forma realista y tranquila. El ritmo tira a lento, se repiten ciertas ideas en exceso para mi gusto y la trama pierde intensidad hacia el final. El resultado final es una novela que se lee sin problemas, entretiene y te deja como recuerdo importantes mensajes y reflexiones.

1 comentario :

  1. Hola!!
    Pues la verdad es que estoy escuchando cosas muy buenas sobre este libro, y reconozco que aún no he leído nada de la autora, pero quizás me anime con este libro y después lea en anterior (o al revés) :D
    Gracias por la reseña!!
    Besos :33

    ResponderEliminar