Reseña: La promesa de Grayson, Mia Sheridan

20 abril 2017

Mia Sheridan · R. Contemporánea · Phoebe (Pámies)

Mia Sheridan aterrizó en el panorama literario español de la mejor manera posible, de la mano de La voz de Archer, una novela preciosa, dulce, intensa y emotiva que me robó el corazón y me hizo fijarme en la autor. Tras Archer vino Stinger (La decisión de Stinger), otra novela preciosa y en la que la autora se consolidó. Ahora le ha tocado el turno a Grayson y mi conclusión final es que la autora merece la pena; sus historias, que parten de diferentes tópicos del género, emocionan y enganchan y el tras su lectura acabas, como poco, satisfecho.

En La promesa de Grayson Mia Sheridan parte de conflicto bien conocido por los lectores del género: la necesidad de un matrimonio de conveniencia. Kira y Grayson se encuentran en una situación desesperada. Él ha salido de la cárcel y su objetivo pasar por volver a hacer rentables los viñedos que heredó de su padre, que se encuentran en una situación límite. Ella ha pasado por una situación complicada, no tiene hogar y sus fondos están a punto de agotarse. Kira y Grayson no se conocen, pero ella escucha una conversación que le permite descubrir que la situación de él es tan comprometida como la suya, de ahí que se le ocurra una alocada propuesta: un matrimonio de conveniencia con el que acceder  a herencia de Kira. Puede que sea una idea disparatada y que las posibilidades de fracaso sean muchas, y así será, porque lo que debería haber sido un trato de negocios se transforma en algo más complicado, real y apasionante.
Kira Dallaire está desesperada, con poco dinero en el bolsillo y todavía menos opciones de conseguirlo. Grayson Hawthorn atraviesa una situación límite: al salir de prisión, se encuentra con que los viñedos de los que es propietario y que prometió a su padre sacar adelante están al borde de la ruina.
Cuando Kira aparece en el despacho de Grayson con una descabellada propuesta que podría resolver los problemas de ambos, a él no le queda más remedio que aceptar.
Sin embargo, lo que en principio parecía un matrimonio de conveniencia abocado al fracaso se convierte muy pronto en un choque de voluntades que dará pie a una incontenible pasión capaz de demostrar que algunas promesas deben romperse y que por otras vale la pena arriesgarlo todo…, hasta el corazón.
Kira y Grayson chocan desde el primer momento. Sus personalidades son muy diferentes, lo mismo que su forma de afrontar la realidad y los problemas. Obviamente, sus pasados, complicados y dolorosos, los han marcado de una manera difícil de borrar, pero cada uno de ellos ha decidido enfrentarse a su día a día de una manera diferente. Grayson no quiere problemas ni complicaciones sentimentales, está atado a la promesa que le hizo a su padre, su condición de ex convicto le acarrea muchas consecuencias (mala fama, imposibilidad de obtener créditos bancarios...) y desconfía de Kira, a quien en un principio toma por una niña rica tonta y superficial. Ella, por el contrario, afronta la vida con intensidad y cierto sentido del humor. Ambos protagonistas están bien construidos y perfilados. De él me han encantado su lealtad y tenacidad y de ella... bueno, me quedo con su forma de afrontar todo lo que se le viene encima, con su optimismo, sus ideas descabelladas, su sensibilidad, generosidad y fortaleza.

En cuanto a la trama, parte de un tópico y se desarrolla dentro de lo esperado, pero engancha, tiene buen ritmo y deja espacio a todos esos ingredientes de los que los lectores de RA disfrutamos: tensión sexual, pasión, amor, sentido del humor, intercambios en los que saltan chispas y toques de drama. Por todo ello, la historia alterna momentos ligeros y divertidos con otros intensos y emocionantes que combinan muy bien y hacen que la lectura resulte siempre entretenida. A esto le debemos sumar un pequeño grupo de secundarios que cumple bien con sus papel, un escenario muy bien construido y con su importante papel en la historia y una trama con ingredientes suficientes para mantener pegado a sus páginas al lector.

En resumen, La promesa de Grayson me ha parecido una buena lectura, a ratos divertida, a ratos intensa, siempre entretenida, con el número justo de conflictos, una buena dosis de tensión sexual y amor, unos estupendos protagonistas (sobre todo Kira que me ha conquistado desde el principio) y un estilo y ritmo, ligeros y ágiles, que hacen que pasar páginas se convierta en un acto sencillo. Desde luego, Mia Sheridan es una autora muy recomendable.

No sé a que estáis esperando, ¡corred a haceros con La voz de Archer!

6 comentarios :

  1. ¡Hola!

    Pues aunque te ha gustado tanto, es que parte de una base tan cliché que no me llama nada jajaja

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo que reconocer que esperaba mucho más de La voz de Archer. Después de ver tantas reseñas de diez no me pareció para tanto y eso hizo que me desinflara un poco con la autora. Aún no he leído su segunda novela pero esta la pintas tan bien que se que terminaré cayendo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí la historia de Archer es de las tres la mejor, la que más me emocionó. Es una pena que a ti no te pasara lo mismo, pero ya sabes lo que ocurre a vaces con las expectativas.


      Un beso

      Eliminar
  3. Pues yo sigo teniendo la voz de Archer pendiente desde que salió... Lo sé, pero es que no doy para todo. Os encanta a todas y no creo que tarde en conocer sus historias.
    Besos 😉

    ResponderEliminar
  4. Hola! Ya lo había visto antes y la verdad es que tiene buena pinta así que no lo descarto ;) Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Hola!!
    me pasó como a Paisajes románticos, esperaba tanto tanto, que Archer no llegó a lo esperado. Seguramente soy yo, que entre que no me va mucho lo contemporáneo ni tampoco el new adult (en caso de que esto lo sea porque ando muy perdida con el tema de los subgéneros), pues con el segundo tampoco me animé. No voy a negar que los matrimonios de conveniencia me atraen, así que no lo descarto... pero ya veremos
    Un besote

    ResponderEliminar