Reseña: Hazme amarte, Johanna Lindsey

10 marzo 2017

Johanna Lindsey · R. Histórico · Ediciones B

Johanna Lindsey lleva muchos años publicando RA y sé de buena mano que algunos de sus títulos, junto a los de grandes reinas del género (Kleypas, Garwood, Lavyrle Spencer, McNaught...), han construido a fieles lectoras. Tal y como está el mercado editorial de novela romántica en este momento en España (no hago más que quejarme, lo sé) agradezco muchísimo que las editoriales (B la primera) no dejen en el olvido a estas autoras y sigan ofreciéndonos sus títulos.

Hazme amarte es una de las publicaciones actuales de la autora y como viene siendo costumbre, se trata de  una novela blandita, entretenida, dulce, tierna y agradable. No es la mejor novela de Lindsey, pero he pasado un buen rato entre sus páginas, ese rato de sencilla desconexión que estaba buscando.
La alta sociedad londinense está tan escandalizada ante la rivalidad extrema entre Robert Whitworth, heredero del conde de Tamdon, y lord Dominic Wolfe, que el príncipe regente les ordena que pongan fin a su disputa uniendo sus respectivas familias a través del matrimonio. Cualquiera de las dos partes que se niegue a obedecer perderá sus tierras y su título.
A Whitworth, la idea de enviar a Brooke, su hermana menor, a la remota finca de su enemigo le sabe a gloria. Sabe que Wolfe difícilmente acepte a la rebelde jovencita como novia, y que de ese modo lo más probable es que pierda su riqueza y su estatus.
Por su parte, Brooke Whitworth ha estado soñando con su primera temporada social en Londres porque tiene la intención de hacerse con un marido que la aleje de una familia nada afectuosa. En cambio, la envían a Yorkshire para casarse con un misterioso noble sobre cuyo linaje pesa una maldición y que trató de matar a su hermano en tres ocasiones. Pese a todo, ese hombre supone para Brooke la manera de llevar a cabo sus planes, y está decidida a hacer que la ame...
Casarse con un desconocido sin haber podido disfrutar de una primera temporada en Londres e incluso sin haberse alejado unas pocas horas de casa podría ser un drama para cualquier joven dama inglesa, pero para Brooke supone más bien lo contrario: su matrimonio con Dominic Wolfe le ofrece la oportunidad de alejarse de una familia que nunca le ha brindado su amor y la posibilidad de construir un hogar cálido en el que comenzar una vida sencilla y feliz. Pero claro, tal tarea no puede resultar sencilla: Dominic desprecia a su hermano y por ende, a ella, pero no es solo eso, se niega a casarse por imposición de un príncipe que cree tener potestad para cambiar su destino. A partir de aquí peleas, discusiones, malos entendidos... pero también mucha atracción y unos sentimientos que se van cociendo a fuego lento.

Brooke no ha tenido una vida sencilla, no ha vivido protegida entre algodones, pero aún necesita madurar. Tiene carácter y un propósito bastante claro: huir de un hogar que no le ha reportado ninguna felicidad. Para ello tiene que conquistar a Wolfe, que está poco dispuesto a dejarse engatusar por esa charlatana y alocada dama. En cuanto a él, como ella, es terco y tiene muy claro que no se va a doblegar a los deseos de nadie. Su relación pasará por momentos delicados, ambos parecen incapaces de mantenerse en paz durante demasiado tiempo y los problemas y los desacuerdos parecen no dejan de aparecer nunca.

Si la autora hubiera publicado esta novela en los 80 o en los 90 creo que hubiera apostado más por la rivalidad entre Dominic y Robert, el hermano de Brooke; hubiera hecho que estar juntos fuera mucho más complicado para la pareja, hubiera dotado a esta parte de mayor drama y me atrevo a decir que me hubiera gustado más, que hubiera encontrado un conflicto más profundo y emocionante.

Hazme amarte es una novela dulce, sencilla y agradable, de ritmo ligero y pluma sencilla, con algún que otro toque de humor. La pareja protagonista funciona y entretiene al lector (aunque personalmente he echado en falta ese drama descarnado que he encontrado en las antiguas novelas de la autora), los secundarios, junto al contexto, ofrecen un buen telón de fondo (aunque cierto detalle final sobre un personaje me ha parecido un tanto desconcertante, quizá porque la autora tenga en mente escribir su historia).

8 comentarios :

  1. Yo también me quejo mucho de las publicaciones de hoy en día, tranquila xD
    Johanna Lindsey creo que fue de las primeras autoras que leí de romántica, le tengo mucho cariño a algunos de sus libros y sagas, pero últimamente espero a leer opiniones antes de nada. Es lo que comentas con éste, tiene libros sencillos y agradables pero que si hubiera escrito en los '90 serían seguramente mucho mejores. Así que no sé, me lo apunto pero igual lo dejo para más adelante ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola
    Hace siglos que no leo nada de esta autora, para mí, hace mucho que perdió su magia. Pese a que es una de las que se sigue publicando, algo que me alegra mucho, que sé que todavía tiene muchas seguidoras
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. El día que me anime con este género desde luego sabría donde buscar una recomendación! Me alegra ver que poco a poco estas más por aquí.
    Besos 😉

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que leyendo tu reseña parece de lo más entretenida. Me la apunto por si acaso.

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  5. Hola!

    Hace bastante tiempo que no leo nada de este género, no es de mis favoritos y no me llama nada de lo que está saliendo últimamente, prefiero ahora mismo otro tipo de historias :)

    Besos :*

    ResponderEliminar
  6. Yo sí lo leeré. Gracias por la reseña. Me gusta leer los libros de la Sra Lindsey,algunos mejores que otros, pero eso ocurre con todos los escritores.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por la reseña :-) Creo que no he leído nada de esta autora, pero la sinopsis tiene buena pinta. De vez en cuando me apetece leer algo agradable y sencillo así que me la apunto :-)

    ResponderEliminar
  8. Me parece interesante para leer..
    espero hacerlo pronto :)
    un beesito

    ResponderEliminar