Reseña: Una rosa en la batalla

20 enero 2015

Brenda Joyce/ R. Histórico/ Harlequín
Alana le Latimer era hija bastarda de un noble y, por esa causa, su poderosa familia, los Comyn, la había olvidado y abandonado. Su abuela la había criado en soledad, y siempre habían vivido a cierta distancia de la guerra de Escocia. Sin embargo, cuando la batalla se acercó a su hogar y se vio obligada a salvar de la muerte a un guerrero enemigo, su vida empezó a correr peligro.
Iain de Islay le había jurado lealtad a Robert Bruce. Una bella mujer lo rescató de la muerte y le arrebató el corazón. Sin embargo, aunque comenzaran un idilio apasionado y prohibido, Alana debía ocultarle su identidad.
Cuando el ejército de Bruce comenzó la destrucción final del condado, Alana tuvo que decidir entre la familia que siempre la había rechazado y el hombre a quien amaba sin poder evitarlo.

Brenda Joyce regresa con un romance histórico de corte clásico que nos traslada a un momento y a un conflicto que ya han sido abordados por otras autoras, me refiero al inicio del siglo XIV y a la batalla que Robert Bruce por hacerse con el trono de Escocia. La autora logra crear una historia amena y de fácil lectura cuyo componente romántico está muy presente en el desarrollo de la historia, pero sin olvidarse de batallas, conflictos e interesantes pedazos de historia.

Alana es una joven que solo ha contado con el amor y cuidado de su abuela. Como hija bastarda de un noble que noble, y después de haber quedado huérfana de madre, siempre ha tenido la soledad como compañera de viaje, aunque, en secreto, ha anhelado casarse y tener su propia familia. Pero algo la diferencia del resto de las mujeres: tiene visiones. Su don, o maldición, funciona de manera desconocida y solo le permite ver retazos de un futuro que siempre se cumple. Será precisamente este don lo que la coloque en una situación comprometida: en medio de un viaje para ofrecer sus visiones a un terrateniente importante se verá inmersa en una batalla y acabará por salvar la vida de un enemigo que ya había visto  con anterioridad en una de sus visiones. ¿Qué hará el feroz Iain con ella?

La relación entre Iain y Alana está marcada por el conflicto bélico que se está desarrollando en Escocia, que les coloca en bandos opuestos, y por las carencias afectivas de Alana, que solo ha contado con el cariño de su abuela y ello la convierte en alguien vulnerable ante cualquier muestra de afecto. Iain es un guerrero áspero y brutal, acostumbrado a poner su vida en peligro en cada batalla, desde el primer minuto desconfiará de Alana, lo que provocará varios conflictos entre la pareja. La vulnerabilidad de Alana la coloca en posiciones complicadas en más de una ocasión. Pero, a la vez, los gestos tiernos y de noble preocupación de Iain hacia ella hará que sus sentimientos hacia él surjan con una fuerza arrolladora. Estos dos elementos combinados empujarán a Alana a demostrar en repetidas ocasiones su lealtad y, sobre todo, la llevarán a elegir, una decisión que, sea cual sea, también le acarreará dolor.

Alana es un personaje muy accesible al lector, por el que llegas a sentir compasión y ternura. Es toda bondad y coraje, quiere a un padre al que solo ha visto una vez en la vida y que se ha despreocupado por completo de ella, y guarda lealtad a unas hermanas que no conoce y arriesga su vida por ellas. Por todo ello sientes que merece ser feliz, cuidada y valorada. Iain, por el contrario, permanece un poco más distante, pero esto está relacionado con la idea que viene a continuación. En algunos momentos durante la lectura me hubiera gustado ver más romanticismo en él, pero, al mismo tiempo, soy consciente del momento en el que transcurre la historia, y por tanto no le puedo pedir al personaje, un guerrero escocés que pone su vida en juego día tras día, gestos que se alejan tanto de los comportamientos de la época y en particular de un hombre como él. Esto le añade mayor rigor a la historia aunque a su vez hace que la relación no resulte edulcorada en exceso.
Una rosa en la batalla es una historia entretenida, sencilla y clásica con la que pasar una tarde de despreocupada lectura siguiendo las aventuras de una pareja cuyas lealtades se sitúan en bandos opuestos.

6 comentarios :

  1. Creo que no está hecho para mi

    Un saludo :D

    ResponderEliminar
  2. ohhh maromos en falda de cuadros.. este seguro que lo leo
    apuntado ahora mismo :)
    un beesito

    ResponderEliminar
  3. Estoy muy saturadada de estas historias, así que no me animo

    Unbesote

    ResponderEliminar
  4. Toma portadote de hace 20 años!!! jajajajaj O sea.... Yo de momento lo dejo pasar ya que por lo que dices no es una historia que me vaya a sorprender ya que se asemeja bastante a otras que he podido leer anteriormente.
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Portada vintage suena más mono, Dunia XD

      Eliminar
  5. Hola guapetona!

    Le tengo echado el ojo a este libro desde que lo vi entre las novedades de la editorial y no precisamente por su portada, que es fea pero con ganas xD
    Ahora con tu reseña tengo aún más ganas de leerlo porque tiene todos los ingredientes para gustarme y tampoco probé nada de la autora.

    Besitos!!

    ResponderEliminar