Reseña: Cómo conquistar a un lord

19 enero 2014

Cómo conquistar a un lord
Autora: Megan Mulry                   Género: R. Contemporáneo
Editorial: Plaza & Janés               Serie: 2º- Amantes reales
Sarah James, hija de un magnate de los negocios de Chicago, se trasladó a París durante la adolescencia. Allí se introdujo en el mundo del diseño y la moda y hoy, a los veinticinco años, es propietaria de una línea de calzado de lujo con el que sueñan muchas mujeres. Sarah ha pasado todo este tiempo centrada en su carrera, un poco acomplejada por su figura... y completamente virgen. Pero durante la boda de su mejor amiga con el decimonoveno duque de Northrop, conoce a alguien y decide que ha llegado el momento de cruzar esa frontera.

El elegido es lord Devon Heyworth, el hermano menor del novio, un joven muy apuesto con reputación de mujeriego que se apunta de buen grado al fin de semana de pasión «sin compromiso» que acuerda con Sarah. Sin embargo, lo que empieza como una aventura pasajera se convierte en algo más, y una serie de malentendidos amenaza con dejarlos a ambos con el corazón hecho añicos. ¿Conseguirán sus entrometidos amigos y familiares encarrilar la situación y permitir que el amor triunfe?
Megan Mulry logró sorprenderme con su primera novela, Cómo ligar con un duque, donde me encontré una historia más trabajada y profunda de lo que podría parecer a simple vista (título incluido). Y en esta segunda novela, Cómo conquistar a un lord, mantiene esa esencia y nos ofrece una novela divertida y fresca, no especialmente original, pero sí profunda, detallada y muy trabajada. Una novela romántica en la que el romance es el principal protagonista, pero sin dejar de lado la realidad.

Sarah James ha dejado de ser una joven promesa para convertirse en una diseñadora y empresaria de éxito, por fin sus exclusivos zapatos han llegado a las ciudades de moda más importantes del mundo. Ha puesto tanto empeño en cumplir su sueño que su vida sentimental ha quedado reducida a la nada. A su edad, aun es virgen y nunca ha tenido una relación, pero ha decidido que es el momento de desprenderse de esa incómoda etiqueta, y el elegido para tal menester no es otro que Devon Heyworth, el hermano pequeño del marido de su mejor amiga y a quien conocerá en la boda de la pareja. El trato es sencillo –e ideal para este delicioso lord–: un fin de semana de placer sin obligaciones ni recriminaciones. Pero la realidad siempre nos guarda sorpresas, y entre Sarah y Devon surgirá una atracción que va más allá de un divertido y excitante fin de semana.

¿Cómo puede funcionar una relación entre alguien tan centrada y trabajadora como Sarah y alguien tan despreocupado y vividor como Devon? Es más, ¿puede haber una relación seria entre ellos? Ella vive a caballo entre Chicago y Nueva York, a la vez que alterna viajes a capitales europeas, y su trabajo le ocupa más de doce horas al día. En cambio, Devon se dedica a viajar e irse de juerga con sus amigos y a aparecer en las reuniones sociales que le es imposible ignorar. Pero, como siempre, el protagonista nos tiene reservadas ciertas sorpresas, Devon es más que un guapo aristócrata que disfruta sin preocupaciones de su afortunada situación. Me ha gustado que la autora no haya tomado el camino más fácil y haya convertido la inocencia e inexperiencia de ella en el eje de los problemas de la pareja, que, por otro lado, son muchos. La atracción y química entre ellos es evidente (prueba de ellos son sus primeros intercambios, ingeniosos y con chispa), y de ahí se da un salto natural hacia una atracción más seria que muta en unos sentimientos deliciosos de presenciar, pero que provocan conflictos entre la pareja dado que la confianza no es aún uno de sus logros. A través de dudas, desconfianzas y miedos que les hacen huir y ser cobardes, la pareja logrará crear algo sólido, natural, intenso y pasional.

Tanto Sarah como Devon son personajes complejos y bien construidos, cada uno con sus carencias, miedos y deseos. Ella se ha convertido en una mujer independiente, no especialmente segura de sí misma, pero aún así triunfadora. Está algo acomplejada por su físico (cosa que no entiendo en absoluto, porque la chica es un bellezón que despierta muchas miradas apreciativas) y las palabras y gestos de Devon le ayudarán a verse a sí mismas con otros ojos. Me ha molestado un poco su tendencia a huir, y aunque he entendido el celo con el que trata su vida profesional, me ha parecido algo irracional en ese campo. Devon me ha conquistado de una forma sigilosa, dulce y lenta. Este tunante, un pícaro experto en el juego de la seducción, no es tan superficial como parece, tiene gestos tan cariñosos y románticos que es imposible no rendirse a sus pies (a pesar de sus imperfecciones)

También me han gustado las apariciones de Bronte y Max, los protagonistas del primer libro de la serie, y la nota de humor que la autora aporta a su visión elitista de la aristocracia. La novela no tiene un ritmo estable, hay momentos en los que el interés decae debido a la cobardía y obstinación de los personajes, aunque está narrada con agilidad y siempre mantiene tu interés.

Estoy deseando leer más cosas de Megan Mulry, quien ha sabido conquistarme con sus dos primera novelas, frescas, realistas y muy románticas.

9 comentarios :

  1. Ya veré si lo leo, a mi el primero me empezó gustando pero luego hubo unos giros que no me gustaron y el final me resulto muy precipitado. No estuvo mal, pero no es un libro que me gustara demasiado. Me alegro que lo hallas disfrutado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la reseña. Quizás me llama bastante más la primera parte de esta serie y como me gusta seguir un orden, seguramente me incline por él antes que por este libro.
    Un abrazo !

    ResponderEliminar
  3. Pues no me llamaban demasiado pero creo que acabaré haciéndome con el primero para probar :) Me ha gustado mucho tu reseña, así que espero poder leer éste en algún momento también.
    En cuanto a lo de la protagonista acomplejada siendo un bellezón parece que ocurre en todas las novelas... no sé porqué... pero me hace bastante gracia.

    Buena reseña :)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tengo todavía pendiente el primero.... a ver si me pongo al día. Pero no sé, supongo que no acaban de llamarme y siempre me pongo con otro jejejej.

    Gracias por la reseña!!!

    Un besote

    ResponderEliminar
  5. Generalmente no leo esas historias dulzonas pero tu reseña es buena e invita. Saludos y buenas lecturas

    ResponderEliminar
  6. Tengo el primero de la serie sin muchas esperanzas ya que muchos lo dejabais como normalito, pero visto lo visto parece que la cosa mejora... ya veré si el primero consigue encandilarme y seguir.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he sido una lectora muy entusiasta del primer libro. Me sorprendió y me encantó a partes iguales. Profundiza en aspectos que muchas veces se dejan de lado en la RA, es fresco, está bien desarrollado y resulta muy romántico. Creo que queda claro que me gustó muchísimo :3
      ¡besos!

      Eliminar
  7. No tengo ninguna de sus obras, pero esta creo que me llama más que la primera, tal vez me anime de aquí poco.

    Bsos

    ResponderEliminar
  8. se oye bien ^^ lo apunto ^-^

    ResponderEliminar